Introducción a conceptos clave y métodos de investigación en enseñanza de idiomas y lingüística aplicada para profesores de ELE

ELE-UK organizó en King´s College un seminario titulado “De la práctica en el aula a la investigación de ELE“. Durante este seminario, el Dr. Carlos Soler Montes presentó una ponencia titulada  “Introducción a conceptos clave y métodos de investigación en enseñanza de idiomas y lingüística aplicada para profesores de ELE”.  Carlos reflexionó sobre sobre por qué, según él, un profesor de ELE debe investigar y sobre cómo la práctica en el aula y la investigación son dos tareas complementarias.

Carlos ha aceptado compatir su presentación Power Point en Ventana Abierta y  también algunas de sus reflexiones.

 ¿Deben los profesores investigar?

Sí. Llega un momento a lo largo de nuestro recorrido docente en el que la investigación puede ser la llave que nos abra la puerta del crecimiento académico y el desarrollo como profesionales expertos de la enseñanza de ELE.

Si leemos distintos marcos y documentos publicados recientemente en que se describen las competencias necesarias de los profesores de lenguas (Higher Education Academy 2011, Instituto Cervantes 2012, European Profiling Grid 2013), encontraremos repetidamente entre los atributos ideales del docente el hecho de contribuir activamente en el desarrollo de la profesión a través de la participación en proyectos de investigación y diversas publicaciones, cosa que podemos llegar a lograr convirtiéndonos justamente en profesores-investigadores. Los expertos también apuntan a la necesidad de que los profesores reciban formación adicional en áreas especializadas de la didáctica de la lengua, de manera que podamos incorporar los últimos aportes de la investigación académica como parte del desarrollo pedagógico propio y de los enfoques metodológicos que utilicemos en el aula.

Parece que la investigación y la enseñanza a un cierto nivel de formación y de experiencia docente se convierten en un binomio ineludible para los profesores que les habilita, además de para enseñar mejor, para llegar a ser motores que contribuyan a la evolución de nuestra disciplina.

¿Qué ofrece la investigación a la enseñanza?

Siguiendo con lo expuesto anteriormente, la enseñanza fundamentada en principios informados por la investigación tiene unas garantías y una legitimidad que va más allá del instinto, el sentido común o los años de práctica que pueda tener un determinado profesor. El paso de contrastar y articular nuestra práctica docente con los resultados comprobados científicamente por distintos proyectos de investigación y publicaciones académicas nos puede ayudar a justificar decisiones curriculares, diseñar cursos, describir con más detalle los objetivos y los contenidos de un programa determinado, decidir cómo evaluar de manera más eficaz una asignatura, etc.

Según varias encuestas realizadas entre estudiantes como las que se incluyen los informes PISA y TALIS en relación con las prácticas docentes, el aspecto que los alumnos consideran como más influyente en su proceso de aprendizaje es el de contar con profesores con una sólida formación investigadora.

¿Cuáles son las características de un buen investigador?

Hay muchas maneras de investigar bien. Aunque las creencias en el mundo académico asocian la investigación de calidad al sacrificio, el tiempo o los recursos institucionales disponibles. Grandes investigadores en el ámbito de la Lingüística aplicada como Dörnyei hablan de ser curioso en esencia, tener mucho sentido común y amplias dosis de disciplina, solvencia profesional y responsabilidad social (2007: 17).

Como vemos, para investigar hay que poseer una serie de valores, conocimientos y habilidades que tienen su origen en la vocación y las ganas de emprender un proyecto en torno a la disciplina con la que trabajamos diariamente, y que nos haga contribuir de manera reflexiva y crítica a la mejora de nuestra práctica profesional, así como de nuestro contexto académico y social.

En la actualidad la investigación también se mide en términos de la calidad de los resultados que arroja, el alcance del proyecto y su impacto dentro del ámbito en el que se enmarca, además del análisis del contexto en que surge y se promueve la investigación, al permitir esta el intercambio de perspectivas, la unión de esfuerzos desde diferentes ángulos y la circulación compartida de los hallazgos.

¿Por qué la Lingüística aplicada en un buen campo de investigación para el profesor de español?

La Lingüística aplicada es un área dentro de la Lingüística con vocación y propiedades eminentemente prácticas. Nos permite aportar perspectivas multidisciplinares a la investigación de la lengua, así como construir puentes directos entre lo teórico y lo empírico, dos ámbitos que dialogan y se nutren en perfecto equilibrio.

La Lingüística aplicada también otorga un peso muy importante a los datos que se analizan de manera cuantitativa o cualitativa con el fin de conocer mejor los distintos procesos relacionados con la adquisición de la lengua, y las distintas etapas del aprendizaje, la interlengua de los aprendices de lenguas, entre muchísimo otros temas relacionados con ELE.  La Universidad de Edimburgo fue pionera al abrir una facultad de Lingüística aplicada en 1957. En el ámbito hispánico, los programas de máster y el doctorado en Lingüística aplicada a la enseñanza del español como lengua extranjera de la Universidad Nebrija de Madrid han sido canteras para el desarrollo de toda una generación de profesores de español que dieron sus pasos como investigadores bajo la atenta y certera mirada de su fundadora, la profesora Marta Baralo, con quien esta disciplina y nuestra profesión estará siempre en deuda.

¿Un ejemplo de proyecto de investigación?

Cualquier profesor de español en activo tiene acceso al tesoro más preciado que puede ambicionar todo investigador en Lingüística aplicada que no esté directamente vinculado a la enseñanza: los datos de sus estudiantes de español como lengua extranjera.

Sin duda, los datos que nos pueden proporcionar los alumnos de nuestras clases pueden constituir el cimiento de nuestro proyecto de investigación. Estableciendo un método para el estudio determinado y una herramienta para la recogida de los datos con la que poder empezar a trabajar.

Antes del análisis de los datos, y una vez obtenido el permiso de los informantes para participar en el estudio, sería necesario establecer un marco teórico en el que incorporar las líneas principales del análisis científico de las que partir, así como un estado de la cuestión del que poder extraer lecciones de otras investigaciones similares y que nos ayuden a perfilar mejor nuestros propios objetivos e hipótesis de investigación. Teniendo todo esto en cuenta, podremos analizar desde errores de nuestros alumnos, hasta observar comportamientos y dinámicas de clase, codificar datos provenientes de test o tareas, analizar materiales didácticos, hacer entrevistas, etc.

Todo ello, para conseguir dar un paso fundamental en nuestras carreras docentes: investigar enseñando y enseñar investigando, también. Una nueva actitud profesional que representa la manera más completa de entender nuestra actividad diaria, y que nos puede hacer crecer como profesores de lenguas y convertirnos en expertos de los temas que más nos interese observar, cuantificar, analizar y diseminar.

Referencias:

Dörnyei, Z. (2007). Research Methods in Applied Linguistics: Quantitative, Qualitative, and Mixed Methodologies. Oxford: University Press.

Higher Education Academy, (2011). The UK Professional Standards Framework for teaching and supporting learning in higher education [en línea]. Heslington: Higher Education Academy. Disponible en: http://www.heacademy.ac.uk/individuals/fellowship/fellowship-resources [30/05/2018].

Instituto Cervantes, (2012). Competencias clave del profesorado de lenguas segundas y extranjeras [en línea]. Madrid: Instituto Cervantes. Disponible en: http://cvc.cervantes.es/ensenanza/biblioteca_ele/competencias/default.htm [30/05/2018].

North, B. Mateva, G. y R. Rossner (2013). European Profiling Grid for language teachers, EPG. [en línea]. Bruselas: Comisión Europea. Lifelong Learning Programme. Disponible en: http://egrid.epg-project.eu/es/ [30/05/2018].